El COE de Otavalo pide el toque de queda de 24 horas en Imbabura



Solicitar al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional el toque de queda inmediato de 24 horas en la provincia de Imbabura fue una de las resoluciones que tomó COE cantonal de Otavalo, en su última reunión.

Esa fue la respuesta de las autoridades de esta localidad, presididas por el alcalde Mario Conejo, ante varias concentraciones masivas que se realizaron en Imbabura, a pesar de la prohibición que rige a escala nacional.

Por ejemplo, una de ellas fue una ceremonia religiosa en la comuna indígena de Huaycopungo, en Otavalo, que fue difundida por las redes sociales.

En las imágenes se observa a decenas de ciudadanos que participan en una oración general a Dios, mientras permanecen juntos, tomados de las manos, en un espacio verde.

El pedido de toque de queda de 24 horas, por el tiempo que el Gobierno nacional establezca, como señala el documento, será entregado al COE provincial para que eleve la propuesta al COE Nacional.

La resolución además solicita al COE de Imbabura que autorice el cierre del Mercado 24 de Mayo y de los abastos de la avenida 31 de Octubre, de la ciudad de Otavalo, los sábados y domingos.

El objetivo igualmente es evitar las aglomeraciones de la población, como ocurrió el último fin de semana. Los compradores otavaleños concurrieron, pero, pocos usaban mascarillas y guantes, como recomiendan las autoridades para evitar los contagios con el nuevo virus.

Otro tema que inquieta es las largas filas de grupos vulnerables -como adultos mayores- que se forman en los exteriores de las instituciones financieras para cobrar el bono de desarrollo.

Por ello, el COE de Otavalo planteó a los representantes del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) que buscaran otras estrategias para evitar las concentraciones de la gente.

Álvaro Castillo, gobernador y presidente del COE de Imbabura, solicitó la colaboración de la ciudadanía, especialmente de la zona rural.

Según Manuel Catucuango, presidente de la Federación de Indígenas y Campesinos de Imbabura (FICI), cada comunidad está tomando sus propias medidas de seguridad, para evitar la propagación del covid-19.

En el campo se continúa laborando con cierta normalidad, especialmente en la producción de alimentos, comenta el dirigente.

La FICI ha sugerido que se deje una sola vía de acceso a las diferentes comunas. Pero, lamentan no haber tenido respuesta de las autoridades para que, por ejemplo, se coloquen equipos de fumigación en esos puntos de acceso.

Otro pedido del COE de Otavalo está dirigido a la Asamblea Nacional. Se solicita que se analice la problemática de pagos de arriendos de viviendas y locales comerciales, para ofrecer un alivio a la ciudadanía en estos momentos de crisis.