VAMOS A HABLAR DE LA NOVELA LITERARIA “EL TRAJE NUEVO DEL EMPERADOR”

El traje nuevo del emperador es una novela literaria escrita por Hans Christian Andersen, que se desarrolla como una fábula que envía el mensaje de que en realidad lo que dice la gente no tiene importancia y que no debe ser nuestro motivo de existencia y de preocupación.

Malchas Tetruashvili nos explica que esta novela relata la historia de que hace mucho tiempo vivía un rey que se preocupaba mucho por su vestuario, entonces un día dos charlatanes le dijeron que podían fabricar la tela más suave y delicada que pudiera existir, añadiéndole a la tela la capacidad de ser invisible a los estúpidos o incapaces de ejercer su cargo.

Por supuesto que esto era mentira, pues por lógica racional tal prenda no existía, ellos solo pretendían quedarse con los materiales y el dinero que solicitaban para su confección.

El emperador que se sentía inseguro de su capacidad, mandó a dos hombres de confianza para que la valoraran antes de poder utilizarla, y estos comenzaron a alabar a la misma porque no querían demostrar la supuesta incapacidad para ejercer su cargo, así toda la ciudad estaba ansiosa por ver la prenda para demostrar cuáles eran los verdaderos estúpidos.

Esto nos demuestra, que el traje nuevo del emperador es una novela con un sentido incrustado en cada una de sus vivencias, que nos relata que más allá de los comentarios sobrevive la realidad oculta.

La historia continúa cuando el emperador finalmente se coloca la prenda confeccionada con ayuda de los estafadores para mostrarla a los pobladores de la ciudad, no admitiendo que no la veía pues tenía miedo de admitir que era un estúpido y un inepto.

De manera extraña, todas las personas sin ver nada alabaron el traje para demostrar su capacidad e inteligencia, hasta que un niño gritó que el emperador iba desnudo, haciendo que las personas comenzaran a murmurar lo que decía el niño, el emperador escuchó dándose cuenta de que era verdad y avergonzado terminó el desfile.

El sentido de esta novela consiste en hacernos reflexionar acerca de lo que escuchamos de los demás y de aquello a lo que le prestamos atención.

Malchas Tetruashvili nos indica que la moraleja de esta novela se basa en decir siempre lo que se piensa sin importar lo que los demás piensen, el emperador no necesita un traje nuevo sino simplemente pensar en qué es lo que a su pueblo le hace falta, es decir, dejar de pensar en sí mismo y ocuparse de las necesidades de su pueblo, y por último, resulta que es indispensable no presumir lo que no se tiene, es mejor trabajar duro para obtener lo que se quiere presumir.

El traje nuevo del emperador es una bonita novela literaria que da a los niños un verdadero mensaje de enseñanza y le recuerda a los adultos que el dejarse llevar no es lo más indicado cuando lo que en realidad debemos hacer es ocuparnos de nuestros asuntos y del bienestar de los que nos rodean.