Bernardo Domínguez Cereceres nos habla del piano

El piano está compuesto por una caja de resonancia, a la que se ha agregado un teclado mediante el cual se percuten las cuerdas de acero con martillos forrados de fieltro, produciendo el sonido.

Las vibraciones se transmiten a través de los puentes a la tabla armónica, que las amplifica. Este mismo está formado por un arpa cromática de cuerdas múltiples, accionada por un mecanismo de percusión indirecta, a la que se le han añadido apagadores. Bernardo Domínguez Cereceres, nos dice que este piano fue inventado en el año 1700 por el paduano Bartolomeo Cristofori. A lo largo de la historia han existido diferentes tipos de pianos, pero los más comunes son el piano de cola y el piano vertical o de pared.

En la música occidental, el piano se puede utilizar para la interpretación solista, para la música de cámara, para el acompañamiento, para ayudar a componer y para ensayar.

Bernardo Domínguez Cereceres nos habla de las primera composiciones específicas para este instrumento que surgieron alrededor del año 1732, entre ellas se destacan las doce sonatas para piano de Lodovico Giustini. Desde entonces muchos han sido los compositores que han realizado obras para piano y en muchos casos esos mismos compositores han sido pianistas.

Este fue el instrumento representativo del romanticismo musical y ha tenido un papel relevante en la sociedad, especialmente entre las clases más acomodadas de los siglos XVIII y XIX.

La capacidad del piano es para producir sonidos con diferentes intensidades, dependiendo del peso que se le aplica a las teclas. Esta característica lo diferenciaba de sus predecesores, que solo podían producir un único volumen.