Aseguradoras dan servicio pese a retrasos



El sector asegurador no es ajeno al impacto económico de la pandemia. Las ventas de marzo de este año se redujeron el 12% con respecto al mismo mes del 2019. Para abril se registró una caída del 22%.

A esto se suma que hay retrasos en el pago de las primas por parte de los clientes. No obstante, la cobertura de los contratos se ha mantenido, en función de acuerdos alcanzados bilateralmente con los usuarios y por las disposiciones de las leyes sobre la materia.

La información corresponde a la Federación Ecuatoriana de Empresas de Seguros (Fedeseg). El presidente de este gremio, Patricio Salas, señaló que todavía es muy pronto para contar con un panorama más completo sobre la afectación de la pandemia en el sector.

En la Declaratoria del Estado de Emergencia Sanitaria, emitida el pasado 11 de marzo, se dispone que empresas de seguros de salud privada y las de medicina prepagada no podrán limitar a sus clientes la cobertura para la evaluación, atención y tratamiento al paciente afectado por covid-19.

Bajo esas circunstancias, la Fedeseg afirma que las aseguradoras han cumplido con el compromiso de atender los reclamos en los seguros generados por afecciones respiratorias, incluyendo a ese virus.

Esta cobertura se da pese a que es una exclusión universal y aprobada por las autoridades locales, las afecciones por pandemias, destacó la entidad.

Las empresas también han cubierto otros riesgos asociados con la actual pandemia, como los fallecimientos protegidos por seguros de vida.

La incertidumbre económica es la razón por la que usuarios como Ximena, de 32 años, decidieron cancelar sus pólizas con aseguradoras, para ahorrar ese dinero o destinarlo a otros gastos.

En marzo, luego de cuatro meses de empezada la cobertura, Ximena solicitó a la empresa la terminación de su contrato. Ella asegura que el trámite no ha empezado porque la firma suspendió temporalmente la atención al público en la emergencia. Mientras tanto, ella afirma que su cuenta sigue registrando débitos.

Otras personas mantienen sus afiliaciones a seguros privados, pero con dificultades para cumplir con sus pagos. Ana Calero, de 34 años, tuvo que apoyarse en sus padres para poder cancelar las cuotas de abril y mayo de su seguro médico. Los pagos, que se hicieron con retraso, fueron de USD 121 cada mes.

Ella señala que cuando se atrasó en la cancelación de las obligaciones de su seguro recibió mensajes de un asesor de la aseguradora privada para informarle que la póliza se cancelaría cuando se registren tres cuotas vencidas.

Sobre ese tipo de avisos a los usuarios, la Fedeseg aseguró que actualmente la Ley de Seguros Médicos y Medicina Prepagada dispone mantener las coberturas hasta por 90 días en caso de retrasos en los pagos de los clientes.

La Ley de Apoyo Humanitario aborda el tema de seguros.

La iniciativa legal, aprobada por la Asamblea el 15 de mayo pasado, establece la prohibición de terminar con las pólizas de salud ni suspender su cobertura por mora.

El artículo 7 de la norma señala que durante el tiempo que dure el estado de excepción por la emergencia sanitaria, las compañías de salud prepagada y las de seguros que ofrecen asistencia médica, no podrán cancelar o dar por terminadas las pólizas de salud ni los contratos de medicina prepagada.
La propuesta legal señala que tampoco se podrán suspender las prestaciones sanitarias estipuladas en los contratos de seguros.

Esta disposición aplicará en casos de atrasos de hasta tres meses consecutivos.

Además, los montos no pagados se prorratearán para los meses de vigencia del contrato, sin que esto genere intereses de mora para los usuarios.
Esta suspensión no implica que sea una condonación de las obligaciones, salvo que exista un acuerdo de las partes.

En otro capítulo se dispone que en la emergencia las empresas de seguros generales y de vida reprogramarán el cobro de las cuotas mensuales.
Mientras se espera el pronunciamiento presidencial para la ley, el Comité Empresarial Ecuatoriano pidió vetar la norma para que no se aplique de forma general de manera que pague el que sí pueda hacerlo.

La Fedeseg advierte que hasta abril de este año la cartera por cobrar, generada de las primas anuales, ha crecido en el 35% en comparación al mismo mes del 2019.