Urbanimal digitalizó el proceso de adopción de fauna rescatada



Desde que el alcalde Jorge Yunda declaró la emergencia sanitaria en Quito, cerca de 800 esterilizaciones realizó Urbanimal en el Distrito Metropolitano, mientras que el 60% de los animales rescatados en condición vulnerable hallaron familias adoptivas.

Según Diego Guzmán, de Urbanimal, los animales fueron recogidos en calles, plazas y mercados para luego ser evaluados en los centros de rescate animal en Calderón y Quito Sur. Este proceso tarda entre tres a cuatro semanas en promedio, hasta ser vacunados, desparasitados, esterilizados e ingresar finalmente en un proceso de adopción.

En las últimas 11 semanas atendieron casos muy fuertes como el de Lobita, una perrita rescatada luego de haber sido atropellada. Ella sufrió la amputación de una pata delantera para estabilizar su salud. Según Guzmán, hay gente que a través de redes sociales mostró su interés por el animal y así darle una segunda oportunidad.

Los animales rescatados por Urbanimal fueron evaluados en los centros de rescate en Calderón y Quito Sur. Foto: Cortesía Urbanimal

Con la llegada de la pandemia, los procesos de adopción de los animales rescatados tuvieron que volcarse a un formato digital. Cada semana se sube un folleto con todos los animales adoptables y se incluye información sobre su edad, condiciones físicas, peso y tamaño. Las redes sociales del Municipio de Quito muestran esas opciones para facilitar su adopción.

Los interesados deben llenar dos documentos con información básica del tutor, como información del domicilio donde va a vivir el animal adoptado y características de la casa. Estos datos incluyen el tipo de cerramiento para conocer en qué condiciones estará el animal cuando los dueños salgan a trabajar, ingresos económicos promedio de la familia, espacio físico a ocupar, etc.

Esa información es valorada para aceptar o negar un proceso de adopción. Urbanimal trabaja bajo el concepto de adoptante responsable, por eso al finalizar el proceso realizan una videoconferencia para constatar que la información que se emitió sea la correcta.

“Durante la emergencia sanitaria hemos notado que se ha desarrollado mucha empatía ciudadana y eso es muy bueno porque se está creando una conciencia de tenencia responsable que nos ayuda en el control de la fauna urbana”, comenta Guzmán.

Se calcula que en el Distrito Metropolitano existen 600 000 animales, de los cuales el 66% (400 000) tienen la condición de ‘callejizados’, es decir, tienen un dueño que le permite que el animal que salga a vagar por las vías.
“Además, hay 100 000 animales que nacieron en la calle y morirán en la calle. Solo los restantes 100 000 tienen un tutor responsable”, señala Guzmán.

Según la ordenanza municipal 0048, en el artículo 59 se califica como infracción grave al hecho de no mantener a los animales de compañía dentro del domicilio de su dueño con las debidas seguridades. Esa falta es sancionada con una multa entre el 45 y 90% de una Remuneración Básica Unificada (RBU), es decir, va desde los USD 180 hasta los 360.