El plan de retorno a clases en las aulas en la Costa dependerá de la semaforización de cada cantón



La casa como lugar de exploración y aprendizaje. Ese es el tema de la primera semana de actividades para los estudiantes de básica dentro del plan Aprendamos juntos en casa, diseñado por el Ministerio de Educación.

Las fichas pedagógicas, disponibles en Internet, son parte de las alternativas para los estudiantes del ciclo Costa que este 1 de junio del 2020 empezaron el año escolar bajo la modalidad no presencial, debido a la emergencia sanitaria por covid-19. Pero los problemas de conectividad, en algunos casos, impiden el acceso a esta plataforma.

Este martes 2 de junio de 2020, la viceministra de Educación, Isabel Maldonado, anunció en una entrevista televisiva que buscan diferentes medios para llegar a los alumnos. Por ejemplo, dijo que a través del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef Ecuador) se donarán tablets.

Además indicó que se analiza el posible regreso a las aulas, con estrictas medidas de bioseguridad y según las condiciones epidemiológicas de cada cantón. “El plan de retorno a clases se hará de acuerdo a las garantías, protocolos de seguridad y semaforización de cada cantón”, informó el Ministerio de Educación a través de su cuenta en Twitter.

En Guayas, por ejemplo, cuatro cantones siguen en rojo, 20 están en amarillo, entre ellos Guayaquil; y Daule pasó este martes a verde. Esto según datos del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias. En otras provincias costeras, como Manabí, Esmeraldas y Los Ríos aún predomina el rojo en el semáforo sanitario.

La zona 8 (que incluye los cantones Guayaquil, Durán y Samborondón) suma 799 881 estudiantes. De acuerdo con datos de conexión que maneja el Ministerio, el 56% de chicos de entre 5 y 17 años en Guayas no tiene Internet en sus hogares.

Debido a los problemas en la conectividad, la subsecretaria de Educación de la zona 8, Alexandra Higgins, anunció que además se analiza la distribución de los textos escolares impresos, como un soporte al aprendizaje en casa.

“Los libros se van a empezar a entregar dentro de poco. Estamos buscando la mejor manera para que se puedan entregar de una forma segura a las familias. Eso ayudará a quienes no tienen Internet y, por supuesto, con el apoyo de los maestros”, dijo.