Odontólogos adoptan varias medidas para su reapertura



Estrictos protocolos de seguridad para reducir el riesgo de contagio por covid-19 se cumplen en las clínicas odontológicas del país. Su elaboración arrancó a mediados de marzo, pero se han ido perfeccionando con el paso del tiempo y de acuerdo con la realidad del país, afirma la doctora María Aidee Torres, jefe de Calidad Regional de Veris.

Para el desarrollo de las guías también se han tomado en cuenta la más reciente evidencia científica y las acciones implementadas en otros países. El uso de amonio cuaternario se ha reducido y propietarios de clínicas han optado por el ácido hipocloroso, por ejemplo. Las medidas varían, pero en todos los protocolos se precautela la salud del paciente y del personal médico.

Quienes forman parte de Odontos, en Cumbayá, se realizan pruebas de detección de covid-19 cada 15 días. Además, los odontólogos ingresan a las instalaciones tras desinfectar sus zapatos y tomarse la temperatura. Se incorporan a sus actividades luego de lavarse las manos y colocarse una bata, un respirador, gafas, gorro, visor y dos pares de guantes.

De acuerdo con su protocolo, solo atienden a pacientes con citas agendadas con antelación para evitar aglomeraciones y respetar el aforo permitido. Para mantener el distanciamiento recomendado por las autoridades locales y por la Organización Mundial de la Salud, también se inhabilitaron las salas de espera.

Aunque se trate de una emergencia, a las instalaciones de Odontos solo ingresa el paciente luego de firmar un documento denominado Consentimiento Informado en el que asegura no haber tenido contacto con personas infectadas con covid-19, entre otras especificaciones.

El Consentimiento Informado es un formulario propuesto por la Federación Odontológica Ecuatoriana en el cual el paciente autoriza al odontólogo a ser atendido, considerando los protocolos de bioseguridad.

Los pacientes también desinfectan su calzado y vestimenta antes de ingresar a la consulta, al que igual que en Veris, donde sus especialistas cumplen con protocolos de bioseguridad para desinfectar todos los equipos luego de atender a cada paciente.

La doctora Tania Villalva, de Dental Home, en cambio, dividió la clínica en dos áreas -críticas y semicríticas- para darles un tratamiento especial de desinfección. En el primer grupo están los consultorios, áreas de materiales, esterilización, sala de rayos X y baños. En las semicríticas figuran el archivo, sala de espera y los vestidores.

Aquí se entrega un formulario a cada paciente con 24 horas de anticipación a través de correo electrónico, junto con un cuestionario Test, “para conocer sobre su estado de salud en relación con la pandemia”.

En caso de que el paciente tenga una temperatura superior a los 37,2°, la atención se suspende y se le pide al paciente que acuda a un centro de atención para descartar contagio por coronavirus.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, médicos y pacientes deben considerar que los procedimientos odontológicos generan partículas de agua, saliva, sangre, microorganismos y otros residuos.

Consejos para cuidar su salud


Suspenda  la visita al dentista si presenta síntomas gripales o asociados al coronavirus como fiebre alta o dolor de cabeza.

Cuando  llegue su turno, verifique que el odontólogo se coloque el visor y un par de guantes nuevos antes del procedimiento.

Recuerde  que los asistentes dentales están obligados a cumplir con los protocolos de bioseguridad si están en la sala.

Durante  su atención, exija gafas, gorro y una bata nueva o esterilizada. La mayoría se descarta luego de cada uso.