LA VUELTA AL MUNDO EN 80 DÍAS: MALCHAS TETRUASHVILI

La vuelta al mundo en ochenta días es una novela del escritor francés Julio Verne publicada por entregas en Le Temps desde el 7 de noviembre hasta el 22 de diciembre del año 1872, el mismo año en que se sitúa la acción, después sería publicada de manera íntegra el 30 de enero de 1873.​

Malchas Tetruashvili nos indica que las peripecias del británico Phileas Fogg y de su ayudante Jean Passepartout, llamado también "Picaporte" en castellano, constituyen uno de los relatos más cautivantes producidos por la imaginación humana, y una de las joyas de la literatura.

Su relato comienza en la casa número 7 del Saville Row, Burglinton Gardens en Londres, donde vivía un hombre rico el cual era llamado Phileas Fogg, muy ordenado, generoso y frío, tenía la rutina de cada día ir al Reform Club con sus colegas, y jugaban al whist que era un juego de cartas en el cual Mr. Fogg era el mejor.

Sucede que cuando estaba en su dormitorio, su criado, como de costumbre, le llevó su agua para afeitarse, debía estar a 86 grados Fahrenheit, pero en vez de hacer eso, le llevó agua a 84 grados Fahrenheit, Phileas Fogg siempre tan preciso en lo que hacía, despidió a su criado por tan grave error y le dijo que fuera en busca de otro nuevo criado, al volver este, con él venía un hombre francés de unos treinta años de edad cuyo nombre era Juan, de apodo, Picaporte, muy musculoso y no más alto que Mr. Fogg.

Phileas Fogg fue al otro día al Reform Club y mientras jugaba al Whist con sus compañeros, platicaron sobre viajes, dijeron que se podía dar la vuelta al mundo en 85 días, Mr. Fogg corrigió y dijo que en 80 días, dijo que se los podía probar y apostaron 20 mil libras.

Ante tal apuesta, Mr. Fogg debía estar en el Club 80 días después a las 8:45 de la noche, hora en que partiría, entonces fue de inmediato a su casa y le dijo a Picaporte que se irían, este se quedó sorprendido y antes de que partieran en el banco de Inglaterra, hubo un robo de cincuenta mil libras, se sospechaba que por la rara ida de Mr. Fogg, él había sido, entonces el gerente del banco mandó a un agente en busca del hombre, del cual sospechaban había sido el autor de tan grave crimen, un agente que los seguiría el resto del viaje.

Phileas Fogg tuvo que dividir su fortuna de 40.000 libras en dos 20.000 para todo el viaje, y los otros por si perdía la apuesta de veinte mil libras, entonces hicieron un viaje de Inglaterra a Suez, Egipto donde tuvieron tiempo libre para que Picaporte pudiera hacer todas las compras necesarias y donde se encontró en un tipo de templo, donde los mormones como él no eran muy apreciados o bienvenidos, el mozo entró allí y al caminar dentro del templo unos querellantes que al verlo corrieron tras de Picaporte, pero como él era de muy buena resistencia los querellantes no pudieron alcanzarlo, salió del templo y fue hacia donde estaba Mr. Fogg, y compró otro calzado y tomaron el vapor de Suez, para Bombay, India.

Estando ambos en Bombay, hicieron las compras habituales, tomando en cuenta que tenían que tomar un tren rumbo a Calcuta, que está también en la India, por lo que fueron a la estación para abordar el tren, subieron al tren y éste los llevó, pero cuando iban a mitad del camino, tenían que cruzar un puente, que ya no existía no hace mucho, entonces los hicieron bajar a todos del tren, junto con el capitán del tren y les dijeron que ya no estaba el puente. A Phileas Fogg y a Picaporte se les pusieron los pelos de punta, ese retraso podía comprometer la apuesta.

Luego de allí, la historia de La vuelta al mundo en 80 días se torna mucho más interesante, pues Malchas Tetruashvili nos indica que es una novela que se desarrolla entre relatos de persecuciones, escapatorias, y hasta incluso un amor que conoce el correcto Mr. Fogg y que lo atrapa a pesar de su imponente carácter, teniendo como final de la historia una boda entre el protagonista y una encantadora dama que conoce en su Vuelta al mundo en 80 días.

Cabe destacar que Mr. Fogg ganó la apuesta, pues si logró realizar el recorrido en el tiempo estipulado.  

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *