Falta de empatía


Si bien es cierto, la pandemia y la hambruna nos están consumiendo de a poco, no es justo que nuestros gobernantes que deberían mostrarse solidarios y empáticos con la gran mayoría de su pueblo traten de cortar la cuerda por el lado más débil, con una serie de sacrificios, impuestos y más contribuciones “voluntarias” que, con el desenfrenado nivel de corrupción que existe, no sabemos en qué manos irían a parar. Considero que lo más absurdo, en estos momentos de crisis, es el recorte presupuestario en los dos rubros más importantes e imprescindibles como son: la salud y la educación a sabiendas de que, ahora más que nunca, se hace indispensable educar al pueblo y velar por su salud. Esto, como decía mi abuela, sería “como robar del altar mayor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *