El Alcalde de Quito y 18 concejales recordaron la masacre del 2 de agosto de 1810



Por los 210 años de la masacre de los próceres del Primer Grito de Independencia, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, propuso hacer un homenaje a los caídos de aquel 2 de agosto de 1810.

A las 10:00 de este domingo, 2 de agosto del 2020, comenzó la sesión extraordinaria de concejo virtual. Tras un video sobre esta gesta, se comprobó la asistencia reglamentaria con 18 miembros presentes.

Luego el Himno Nacional interpretado, desde la Plaza Chica (interior del edificio municipal), por los músicos de la Banda Municipal; luego vino el primer discurso de orden a cargo de la concejala Gissela Chalá.

“Un pueblo nunca debe perder su historia y con ello construir su memoria”. Así arrancó la funcionaria para referirse a la masacre de los patriotas quiteños. Dijo que los sectores populares también cayeron aquel día y hay que rememorarlos también. De ese grupo fueron 250 personas asesinadas, es decir, el 1% de la población quiteña de aquel entonces.


Tampoco se ha contado, siguió la concejala Chalá, que luego de aquellos hechos siguió la lucha y solo 10 años después, en 1822, con la tropa de Simón Bolívar se selló la libertad.

“La historia tampoco hizo honor al aporte de las mujeres, ellas no constan en los libros… Se generó una orfandad en identidades y fueron privadas de una ciudadanía histórica”, comentó. Y siguió: esta historia de revolución tiene nombre de mujeres: Rosa Zárate, María de la Vega, Rosa Montufar, Manuel Quiroga, María de la Cruz Viera… entre otras.

El segundo discurso estuvo a cargo del concejal Mario Granda. Apuntó que tras 210 años de esta gesta jamás se imaginó celebrarla vía remota a consecuencia de esta pandemia, pero esta emergencia sanitaria permitió que surjan otros héroes que luchan para salvar vidas y buscan liberar al ser humano de este virus que nos somete.

El alcalde Yunda también tomó la palabra. Señaló que en estos momentos de pandemia es urgente transmitir los valores cívicos de libertad a niños y jóvenes. Decirles que aquello no fue fácil o gratis, ese paso se gestó desde mucho tiempo atrás y uno de los personajes clases fue Eugenio Espejo, que tanto en la ciencia como en sus pensamientos caló hondo.

Ponderó el espíritu libertario de los vecinos de los barrios San Roque, San Blas, San Sebastián..., pues allí se gestó ese primer paso de nuestros próceres para conseguir lo que hoy tenemos, la tan anhelada libertad.

Reiteró que “el civismo, la historia y la memoria siempre nos mantengan vivos y vigilantes, porque lo que consiguieron los próceres es nuestra responsabilidad recordar a las siguientes generaciones. Viva Quito!!!”.

Después de sus tres minutos de discurso, siguió el Himno a Quito con la Banda Municipal que, con todas las medidas de seguridad, permaneció 48 minutos en la Plaza Chica.

El 2 de Agosto de 1810 ahora se conmemora con una reunión virtual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *