¿Viajará este feriado a la playa? Cinco consejos para disminuir el riesgo de contagios



Las playas de Esmeraldas, Manabí, Guayas y Santa Elena se preparan para recibir a sus visitantes desde este miércoles 5 de agosto del 2020. Después de casi cinco meses de cierre, los restaurantes y hoteles de estos lugares buscan reactivar su economía, mientras los casos de covid-19 continúan en aumento en el país. Por eso, es necesario seguir las normas de bioseguridad para disminuir el riesgo de contagio.


Alberto Narváez, profesor de Ciencias Médicas de la Universidad Central del Ecuador y expresidente de la Federación Médica Ecuatoriana, recomienda postergar los viajes a la playa por lo menos por unos dos meses más hasta que el número de contagiados disminuya, ya que esta es una actividad de alto riesgo. Pero, si las personas ya han decidido viajar, el especialista aconseja seguir algunos lineamientos.

Evite utilizar baños públicos en el camino

Aunque los trayectos pueden durar varias horas, el especialista sugiere evitar detenerse en gasolineras o sitios públicos. Los servicios higiénicos son lugares de alta transmisión, ya que al soltar la cadena se acumulan en el aire los aerosoles de las heces fecales. La limpieza en estos sitios es muy difícil. Narváez recomienda buscar otras alternativas o esperar hasta llegar al destino. Se aconseja bajar las ventanas durante el recorrido para que exista ventilación al interior del vehículo.

Llevar comida para el camino

Es preferible preparar un refrigerio antes de salir para evitar compras aleatorias. Si no pudo prepararlos con anticipación, puede comprar comida en algún establecimiento en el camino y consumirla en el interior del vehículo.

Desinfectar la habitación

Los hoteles autorizados para abrir sus puertas deben cumplir algunos protocolos de limpieza y bioseguridad. A pesar de esto, Narváez recomienda desinfectar constantemente las habitaciones. Se puede llevar cloro y mezclar una porción de esta sustancia con cinco de agua. Esta mezcla es adecuada para desinfectar a diario las superficies, especialmente los manubrios. También se aconseja llevar toallas y fijarse en los protocolos relacionados al lavado de sábanas.

Cuidar a personas mayores y niños

Para el especialista, llevar a la playa a las personas de la tercera edad es someterlas a un riesgo innecesario. Los niños de entre dos y cinco años deben portar la mascarilla, pero con la supervisión de un adulto. Evite que permanezcan con ese accesorio por más de 30 minutos.

Mantener la mascarilla y el distanciamiento social

El buen uso de la mascarilla es indispensable para evitar contagios al igual que el distanciamiento social. El incumplimiento de estas normas es lo que más le preocupa a Daniel Simancas, médico epidemiólogo director de Investigación de la Universidad UTE, quien no está de acuerdo con la reapertura de playas por el riesgo que esto implica. Ambos especialistas recuerdan a las personas que, si se meten con mascarilla al mar, esta se humedecerá y perderá su efectividad. También piden evitar las aglomeraciones, no acudir a sitios cerrados o sin ventilación y lavarse las manos constantemente. No todos los contagiados presentan síntomas, dice Simancas, por lo que es indispensable tomar las medidas de protección necesarias.

La indisciplina persiste en seis parroquias rurales de Quito Hoteleros se alistan para recibir visitas en las playas