La pandemia exige conectividad y coordinación


0

0

0

0

0

Miércoles 16 de septiembre 2020

Casi todo está en línea. O, al menos, se ofrece de ese modo. El virus forzó a la sociedad a avanzar en ese camino.

El planeta es víctima del contagio más universal del que se tenga memoria. Es letal y obliga a grandes cambios y adaptaciones. Si una cantidad enorme de servicios ya se ofrecían en línea, el aumento fue exponencial durante el aislamiento.

La ampliación de la demanda exige que la capacidad tecnológica crezca en la misma proporción, lo cual no siempre sucede. Los teléfonos inteligentes son cada vez más numerosos, pero sus costos y servicios son altos.

Las posibilidades de acceso son muy grandes para algunos sectores de la sociedad e inalcanzables para una mayoría. Además, como ya se ha dicho, la brecha digital entre el campo y la ciudad sigue siendo abismal y, por ahora, insalvable.

Las consideraciones en cuanto a los servicios pueden hacerse también para el trabajo y la educación en este tiempo de pandemia. La capacidad de adaptarse a lo virtual es importante y genera nuevos vínculos y usos.

En ese contexto habría que ir creciendo y aprendiendo. En el ámbito educativo es donde se experimentan nuevos modos de interactuar.

En tanto que el mundo laboral es un capítulo aparte y demanda un pulso diario para que las normativas no entren en desfase con la realidad. El teletrabajo no es una solución en todos los ámbitos y las decisiones deben priorizar la salud de los empleados.

Hay otro capítulo importante para el sector productivo, cuyos procesos deben contar con todos los estímulos y todas las facilidades.

Cuando empezó el confinamiento se facilitó la circulación de camiones que transportaban productos. Hoy se debe mantener la coordinación entre todos los organismos y autoridades para que mercaderías y productos exportables o de consumo interno se trasladen con facilidad y no haya pérdidas ni deterioro.

Sería deseable que el Comité de Emergencia nacional siga manejando los salvoconductos para evitar el caos, los compadrazgos o episodios de manejos poco claros. Debe asegurarse una conectividad total.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *