El uso de bolsas plásticas aumentó por la pandemia



La lucha contra el plástico de un solo uso se pone en pausa o se revierte debido a la pandemia. Durante este 2020, en el que se preveía que las prohibiciones se reforzarían en el mundo, la utilización de este material cobró fuerza por el nuevo coronavirus. A pesar de ello, esta industria también ha sufrido los impactos económicos de la emergencia.

La Organización de las Naciones Unidas estima que cada año se utilizan alrededor de 500 000 millones de bolsas plásticas en el mundo: equivale a 10 millones por minuto.

El mayor problema es que solo el 9% de estos plásticos es reciclados; lo restante termina en océanos o no son procesados correctamente.

Las compras en línea, la comida para llevar y la necesidad de cubrir los alimentos para evitar que estén expuestos al virus son algunos factores que han influido en este crecimiento. Esto llevó a que estados como California, que prohibió las bolsas plásticas en el 2014, suspendiera la medida durante los primeros meses de pandemia.

Massachusetts, Connecticut, Nueva York y Maine se unieron a esta tendencia y pusieron en pausa o retrasaron la aplicación de sus regulaciones. Por otro lado, la mayoría continúa con sus planes. Canadá reafirmó su compromiso de vetar las bolsas de un solo uso desde finales del 2021; el Parlamento alemán aprobó en septiembre la prohibición de utilizar cubiertos de plástico desde julio del próximo año.

En América Latina, la Ciudad de México implementó la regulación de bolsas plásticas desde enero de este 2020. Según la Asociación Nacional de Industrias del Plástico de ese país, la medida les ocasionó una pérdida de hasta el 70% de sus ingresos durante los primeros meses del año, además les obligó a trasladarse a otras ciudades de México donde no rige esta prohibición.

En Ecuador, durante la emergencia entró en vigencia el impuesto a las bolsas plásticas tipo camiseta. Comercios medianos y grandes empezaron a cobrar USD 0,04 por unidad desde el 9 de mayo. Hasta agosto se recaudaron USD 211 897; julio es el mes que registra los valores más altos, con USD 79 302.

Pichincha lidera en recaudaciones con USD 65 793, seguida por Azuay, Guayas, Los Ríos y Santo Domingo. A excepción de Los Ríos, las demás provincias son sitios donde se encuentran los productores de bolsas plásticas en el país. Arturo Sánchez, vicepresidente de la Asociación Ecuatoriana de Plásticos (Aseplas), explica que ante esta medida se empezaron a producir bolsas con el 50% de material reciclado.

Según la ley, las fundas plásticas que contengan como mínimo la adición del 50% de materia prima reciclada posconsumo están exentas de este impuesto. Esto ha llevado a un mayor consumo de material reutilizado y a que las grandes tiendas no cobren por la entrega de las fundas.

Entre marzo y mayo, se estima que la producción de bolsas tipo acarreo aumentó aproximadamente en un 10% en el país, pero ahora ya ha vuelto a la normalidad, dice el vicepresidente de Aseplas. En la producción de insumos descartables hubo una contracción, debido a que los comercios gastronómicos, especialmente patios de comidas, permanecieron cerrados.

Eduardo Zamora, gerente de Plasticonsumo, coincide en que los primeros meses se evidenció una mayor demanda de las bolsas, ya que las personas buscaban disminuir las posibilidades de contagio.

Después de su uso, se recomienda desinfectarlas o lavarlas y reutilizarlas la mayor cantidad de veces que sea posible. Al desecharlas, tienen que estar libres de elementos orgánicos para que puedan ser recicladas posteriormente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *