Una terna ecuatoriana estará en la Copa Libertadores femenina



La noticia las emocionó. María Cornejo, Viviana Segura y Joselyn Romero son las tres árbitras ecuatorianas que asistirán a la Copa Libertadores femenina, que se jugará en Argentina entre el 5 y el 21 de marzo.

Viviana Segura, esmeraldeña de 32 años, es una de las más experimentadas en su desempeño como Asistente 1. “Es importante esta designación, porque con Mónica Amboya y Susana Corella ingresamos al proceso de selección para el Mundial Absoluto de fútbol femenino de Australia 2022”, dice la profesional, quien además cuenta con un título de Auxiliar de Enfermería.

En su adolescencia fue atleta. Representó a Esmeraldas en las pruebas de 200 metros, 400 m, 800 m y 1 500 m. Un día una amiga la invitó a ser madrina de un equipo del campeonato de árbitros. Le propusieron seguir el curso y pese a que no tenía mayores conocimientos del deporte, aceptó.

Ingresó al referato en el 2009. Desde el 2013 tiene escarapela FIFA y ese mismo año debutó a escala internacional en un Sudamericano en Paraguay. “Asistí al Mundial Sub 20 en Nueva Guinea, junto con Mónica Amboya y la peruana Silvia Reyes, que era la jueza central de la terna”, puntualiza.

Ya perdió la cuenta del número de partidos y torneos internacionales en los que ha participado, porque ha sido designada para la Copa América, Juegos Bolivarianos, Campeonatos Sudamericanos y la Copa Libertadores que se ­realizó en Brasil.

“La Superliga femenina ha permitido nuestra visualización a nivel nacional porque hemos participado en eventos internacionales”, añade.

Por esa importante trayectoria ha participado en varios partidos con la árbitra central María Cornejo y con Joselyn Romero, con quien mantiene una gran amistad. “Hemos compartido camerino y nos complementamos muy bien en la cancha”.

Vive en Durán (Guayas) junto con su hijo Mikel Javier Noboa, de 6 años. Por él dejó de lado su trabajo como enfermera en este tiempo de pandemia; quería evitar contagiarse. “Ya se acostumbró a mis viajes fuera del país. Al principio lloraba, me dolía mucho dejarlo así, pero ahora me apoya”.

A Joselyn Romero, asistente 2 de esta terna, le embarga la alegría. “La escarapela FIFA la recibí a inicios del 2020. Esperaba estrenarla en el Sudamericano femenino Sub 17, pero se suspendió, así como otros campeonatos por el covid-19”.

Por eso, recibir la notificación que dirigirá en la Copa Libertadores fue una sorpresa. En medio de su felicidad, la única tristeza que surge es la de no compartir con su ­padre, Mario Romero, quien no la verá debutar a nivel internacional.

“Vivía en Quevedo y me inscribí para el curso de arbitraje en Guayaquil. Mi padre me llevó, durante nueve meses, todos los fines de semana. Siempre apoyó mi decisión de ser árbitra de fútbol”. Hace cuatro años, don Mario falleció.

En el 2013 logró su carné de árbitra de cuarta categoría. En el 2016, en cambio, se graduó como Ingeniera Ambiental, profesión que dejó hace dos años para dedicarle todo el tiempo al fútbol.

“Quien trabaja tiempo extra obtiene mejores resultados y se diferencia del resto”, añade Joselyn. Por eso le dedica más tiempo al entrenamiento, al acondicionamiento físico, a las reglas de juego, a la legislación deportiva, ética, idiomas y técnica arbitral.

En el 2019 y el 2020 estuvo en las finales de la Superliga femenina. También participó en el torneo de Ascenso y en un partido de la Primera B de la LigaPro 2020.

La terna dirigirá hoy el partido entre Ecuador y Bolivia, un amistoso que se disputará en el estadio Atahualpa. Viajará a Argentina el 2 de marzo, para el torneo más importante de clubes de la región.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *